lunes, 6 de febrero de 2012

UNIDAD 3 "Modelos de depreciación"

3.1 Terminología de la depreciación y la amortización.

3.2 Depreciación por el método de la línea recta.

3.3 Depreciación por el método de la suma de los dígitos de los años.

3.4 Depreciación por el método del saldo, decreciente y saldo doblemente decreciente.

3.1 Terminología de la depreciación y la amortización.

Dentro del ámbito de la economía, el término depreciación es una deducción anual del valor de una propiedad, planta o equipo.

Se utiliza para dar a entender que las inversiones permanentes de la planta ha disminuido en potencial de servicio. Para los contables o contadores, la depreciación es una manera de asignar el coste de las inversiones a los diferentes ejercicios en los que se produce su uso o disfrute en la actividad empresarial. Los activos se deprecian basándose en criterios económicos, considerando el plazo de tiempo en que se hace uso en la actividad productiva, y su utilización efectiva en dicha actividad.
Una deducción anual de una porción del valor o propiedad y equipamiento.

También se puede definir como un método que indica el monto del costo al gasto, que corresponda a cada periodo fiscal.
Métodos de depreciación

Método basado en la actividad

Presupone que la depreciación está en función al uso o la productividad y no del paso del tiempo. La vida del activo se considera en términos de su rendimiento (unidades que produce) o del número de horas que trabaja. Conceptualmente, la asociación adecuada del costo se establece en términos del rendimiento y no de las horas de uso; pero muchas veces la producción no es homogénea y resulta difícil de medir. (Costo menos valor de desecho) X horas de uso en el año = cargo por Total de horas estimadas depreciación

Método lineal

Este método lineal supera algunas de las objeciones que se oponen al método basado en la actividad, porque la depreciación se considera como función del tiempo y no del uso. Este método se aplica ampliamente en la práctica, debido a su simplicidad. El procedimiento de línea recta también se justifica a menudo sobre una base más teórica. Cuando la obsolescencia progresiva es la causa principal de una vida de servicio limitada, la disminución de utilidad puede ser constante de un periodo a otro. En este caso el método de línea recta es el apropiado. El cargo de depreciación se calcula del siguiente modo: Costo Historico Original menos valor de desecho, todo eso entre la vida util (tiempo dado de vida del activo) = Cargo por depreciación vida estimada de servicio


Métodos decrecientes

Los métodos decrecientes permiten hacer cargos por depreciación más altos en los primeros años y más bajos en los últimos periodos. El método se justifica alegando que, puesto que el activo es más eficiente o sufre la mayor pérdida en materia de servicios durante los primeros años, se debe cargar mayor depreciación en esos años. Por lo general con el método del cargo decreciente se siguen dos enfoques: el de suma de números dígitos o el de doble cuota sobre valor en libros.

Suma de números dígitos

Da lugar a un cargo decreciente por depreciación basado en una fracción decreciente del costo depreciable (el costo original menos el valor de desecho). Con cada fracción se usa la suma de los años como denominador (5+4+3+2+1=15), mientras que el número de años de vida estimada que resta al principal el año viene a ser el numerador. Con este método, el numerador disminuye año con año aunque el denominador permanece constante (5/15,4/15,3/15,2/15 y 1/15) al terminar la vida útil del activo, el saldo debe ser igual al valor de desecho.

Doble cuota sobre valor en libros

Utiliza una tasa de depreciación que viene a ser el doble de la que se aplica en línea recta. A diferencia de lo que ocurre con otros métodos, el valor de desecho se pasa por alto al calcular la base de la depreciación. La tasa de doble cuota se multiplica por el valor en libros que tiene el activo al comenzar cada periodo. Además, el valor en libros se reduce cada periodo en cantidad igual al cargo por depreciación. De manera que cada año la doble tasa constante se aplica a un valor en libros sucesivamente más bajo.

Amortizaciones

La amortización es un término económico y contable, referido al proceso de distribución en el tiempo de un valor duradero. Adicionalmente se utiliza como sinónimo de depreciación.




Se emplea referido a dos ámbitos diferentes casi opuestos: la amortización de un activo o la amortización de un pasivo. En ambos casos se trata de un valor, habitualmente grande, con una duración que se extiende a varios periodos o ejercicios, para cada uno de los cuales se calcula una amortización, de modo que se reparte ese valor entre todos los periodos en los que permanece.

Amortización de un pasivo

La obligación de devolver un préstamo recibido de un banco es un pasivo, cuyo importe se va reintegrando en varios pagos diferidos en el tiempo. La parte de capital (o principal) que se cancela en cada uno de esos pagos es una amortización.

Los métodos más frecuentes para repartir el importe en el tiempo y segregar principal de intereses son el Francés, Alemán y el Americano. Todos estos métodos son correctos desde el punto de vista contable y están basados en el concepto de interés compuesto. Las condiciones pactadas al momento de acordar el préstamo determinan cual de los sistemas se utilizará.
Amortización desde el punto de vista contable
Amortizar significa considerar que un determinado elemento del activo fijo empresarial ha perdido, por el mero paso del tiempo, parte de su valor. Para reflejar contablemente este hecho, y en atención al método contable de partida doble, hay que: 1º Dotar una amortización, es decir, considerar como pérdida del ejercicio la disminución del valor experimentado. 2º Crear una cuenta negativa en el activo del balance, que anualmente vería incrementado su saldo con la indicada disminución del valor del bien. De esta forma todo elemento del activo fijo de la empresa vendría reflejado por dos cuentas, una positiva, que recogería el valor de su adquisición u obtención, y otra negativa (llamada de Amortización Acumulada), en la cual se indica lo que vale de menos como consecuencia del paso del tiempo.
Se trata de un artificio contable tendiente a conseguir una mayor aproximación a la realidad económica y financiera de la empresa, y no un fondo de dinero reservado de alguna forma para reponer el inmovilizado al finalizar su vida útil. Para calcular la cuota de amortización para un periodo determinado existen diferentes métodos:
a) Amortización según tablas
b) Amortización constante, lineal o de cuota fija
c) Amortización degresiva con porcentaje constante
d) Amortización degresiva por suma de dígitos
e) Amortización degresiva por progresión aritmética decreciente
f) Amortización progresiva
g) Amortización variable
h) Amortización acelerada
i) Amortización libre


3.2 Depreciación por el método de la línea recta.
El método de depreciación es el más sencillo de todos y el más utilizado. Este método supone que la depreciación anual del activo fijo es la misma durante cada año de su vida útil. Designado por DT la depreciación total sufrida por el activo a lo largo de su vida útil y por n la vida útil de activo en años, entonces la depreciación anual viene dada por



D = La depreciación total viene dada por

DT = C – S

Donde representa el costo inicial del activo y su valor de salvamento. Al combinar las ecuaciones anteriores se obtiene:
Ejemplo:

Se compra una máquina en $530 000 y se calcula que su vida útil será de 6 años. Si se calcula que tendrá un valor de desecho de $53 000, encuentre la depreciación total y la depreciación anual
SOLUCIÓN:

C = 530 000
S = 53 000
n = 6

La depreciación total se obtiene mediante la ecuación DT = C – S
530 000 – 53 000 = $477 000

La depreciación total representa la depreciación acumulada a lo largo de los seis años de vida útil de la máquina.  Utilizando la ecuación D =  se obtiene la depreciación anual
D  = $79 500 por año


La depreciación anual es de $79 500. Esto significa que el fondo de reserva para depreciación se forma guardando $79 500 al final de cada año, durante 6 años; de tal manera que la depreciación acumulada en ese tiempo más el valor de salvamento sea igual al costo de reemplazo:
La depreciación anual es de $79 500. Esto significa que el fondo de reserva para depreciación se forma guardando $79 500 al final de cada año, durante 6 años; de tal manera que la depreciación acumulada en ese tiempo más el valor de salvamento sea igual al costo de reemplazo:

(79 500)(6) + 53 000 = $530 000
Bibliografía:
Libro: Matemáticas financieras
Autor: Héctor Manuel Vidaurrí Aguirre
Editorial: 
CENGAGE Learning 
Páginas: 489 – 490

3.3 Depreciación por el método de la suma de  los dígitos de los años
Para este método de depreciación llamado "suma de dígitos" cada año se rebaja el costo de desecho por lo que el resultado no será equitativo a lo largo del tiempo o de las unidades producidas, sino que irá disminuyendo progresivamente.
La suma de dígitos anuales no es otra cosa que sumar el número de años de la siguiente forma: Para una estimación de 5 años:
1 años + 2 años + 3 años + 4 años + 5 años  = 15
 Ejemplo: Vamos a ver para que sirve ese 15 en el ejemplo anterior de la cosechadora cuyo valor (22.000 - 2.000) = 20.000 € que se perderán en 5 años:
Para el primer año el factor es (5/15) porque quedan 5 años por delante:

Suma a depreciar
x
Años de vida pendientes
Suma de los años
=
Depreciación del año 1
20.000 €
x
5/15
=
6666.66 €


Para ver el resto de años, lo veremos mejor en la siguiente tabla:

MÉTODO: SUMA DE LOS DÍGITOS DE LOS AÑOS
Año
Fracción
X
Suma a depreciar
Depreciación anual
1
5/15
20.000 €
6666.66 €
2
4/15
20.000 €
5333.33 €
3
3/15
20.000 €
4000.00 €
4
2/15
20.000 €
2666.66 €
5
1/15
20.000 €
1333.33 €

15/15

20.000 €


Mediante este método de depreciación de la suma de los dígitos de los años, se obtiene como resultado un mayor importe los primeros años con respecto a los últimos y considera por lo tanto que los activos sufren mayor depreciación en los primeros años de su vida útil.
Referencia bibliográfica: http://www.depreciacion.net/metodos.html



3.4 Depreciación por el método del saldo. Decreciente y saldo doblemente decreciente.

Este método permite hacer cargos por depreciación más altos en los primeros años y más bajos en los últimos períodos, este método se justifica, puesto que el activo es más eficiente durante los primeros años por eso se debe de cargar mayor depreciación en dichos años.
Otro de los argumentos que se presentan es que los costos de depreciación y mantenimiento son a menudo más altos en los últimos periodos de uso produciendo una depreciación anual decreciente, y haciendo caso omiso del valor de rescate estimado. En cada año el cargo a resultados es más pequeño y al final de la vida estimada queda un residuo que representa el valor de desecho.
Este método consiste en duplicar la tasa de depreciación de línea recta y en aplicar esta tasa duplicada al costo no depreciado (valor en libros) del activo; El valor en libros significa el costo del activo menos la depreciación acumulada.
Antes de 1954 el método de depreciación en línea recta era obligatorio pero en 1954 se aceptaron los métodos acelerados (Método de saldo decreciente doble, suma de los dígitos anuales)[1]
Para obtener la tasa de depreciación por el método de saldo decreciente es la siguiente:

(100%) x2
Años de vida útil

En el primer año se multiplica el costo total del activo por el porcentaje equivalente obtenido de la formula anterior. En el segundo año lo mismo que en los subsiguientes, el porcentaje se aplica al valor en libros del Activo (El valor en libros significa el costo del activo menos la depreciación acumulada).

La determinación del factor ara depreciación es simple, lo que haremos es duplicar la tasa que manejamos en el procedimiento lineal, o explicado de otro modo, representamos el valor del bien con el 100%, lo dividimos por la vida útil asignada al activo y el resultado lo multiplicamos por 2; ejemplo:
Señalaremos como ejemplo uno de nuestros activos, tomemos el equipo de cómputo, al cual se le determino una vida útil de tres años, entonces
100% = 33.33 *2 = 66.66 Este es el factor que utilizaremos para el equipo de computo.
Este factor .66 lo multiplicaremos por el valor del bien (por ejemplo) $13, 695.65, obteniendo el valor a depreciar por el primer periodo ($9, 129.52), para el siguiente ejercicio multiplicaremos el remanente ($4, 566.14) por el mismo factor (.66), pero ojo; la suma de estas dos cantidades a deprecia ($9,129.52+ $3,013.65) nos suman $12, 143.17 que sobre pasa el valor de desecho ($13, 695.65- $12, 143.17= $1, 552.49) que nos queda de valor residual, cuando se había determinado obtener $2,500.00, por lo que solo se aplico como depreciación $2, 066.13 en lugar de los $3, 013.65, para dejar el valor de desecho estimado intacto, así se aplico en todos los bienes
Consideraciones a razón de este método: tomen en cuenta que no se considero al calcular la tasa de depreciación en este método el valor de desecho, sin embargo, el activo no debe depreciarse por debajo de dicho valor, es por ello que verán ajustada la ultima depreciación aplicable a cada bien, para dejar exacto el valor de desecho, aun y cuando esto ocurra antes de concluir su vida útil, situación que se presentara en nuestros activos.
Ingeniería Económica – Leland Blank, Anthony Tarquin (4ta. edición) (1999).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada